Click… Cuando algo se rompe

Jamás habéis sentido ese “CLICK” interior?

Es como un interruptor de los antiguos, de sonido concreto, corto, preciso, indescriptible pero difícil de olvidar una vez lo has sentido…

Un cambio inesperado de posición en la palanca y…. CLICK… Ya está, algo se ha roto, algo ha cambiado para mal, pocas veces para bien, pero  en cualquier caso para siempre. En cuanto lo sientes sabes que acabas de vivir un punto de inflexión, un instante de no retorno, tienes la certeza que dejas atrás algo que no volverá, que algo ha pasado sin remedio.

Es como si un pequeño resorte se partiera en tu interior, resonando el chasquido en el corazón y expandiéndose como un escalofrío ligero por tu espalda y después convirtiéndose en una descarga de adrenalina que te da calor en las mejillas y una casi imperceptible sensación de sudor frío, como sin querer. Es la sensación de que una parte de ti resbala de tus dedos hacia un abismo del que nunca volverá, de que pierdes algo irrecuperable e insustituible, de que te acaban de arrancar un trocito de alma.

Una paralizante mezcla de sensaciones, miedo, dolor, incredulidad, tristeza, sorpresa y finalmente resignación luchan en ese milisegundo , mientras aun resuena el CLICK en nuestro interior. Justo en el preciso momento en que somos conscientes de que ha pasado, de que no hay ya vuelta atrás y a partir de ahora todo es diferente.
Ha sido una mirada, una palabra, un grito, un gesto o un silencio que ha hecho saltar el CLICK : Ese odioso punto sin retorno, advertido súbitamente, con un rápido pensamiento que te abre los ojos y de repente te hace totalmente consciente de que ya nada es ni será como hasta ese mismo momento era. Ha cambiado una situación, una opinión, una vida, mil cosas, lo único cierto y seguro es que algo se ha roto en nuestro interior para no volver a arreglarse jamás, algo nos ha abierto los ojos para decirnos que “eso” ya no es, ya ha quedado atrás y nunca más será.

Y entonces te quedas sumida en una angustiosa sensación de casi pánico, de “Y ahora qué?” , que da paso a un sentimiento de pena por lo que pudo haber sido y te  dejas caer en la resignación de aceptar que ya nunca será, que ya no sabrás que hubiera pasado si ese “Click”, si la causa de ese “Click” no hubiera existido nunca.
Odio los Clicks……

Un pensamiento en “Click… Cuando algo se rompe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: