Nedant en la foscor / Nadando en la oscuridad

Sóc  un peix ceg, nedant en un mar buit de llum i de senyals. Envoltada d’un aigua de desorientació, de confusió i d’incertesa que encara em desvía més del meu camí.
Perque busco un camí, o se suposa que el busco, o un lloc on arribar, o quelcom que trobar al final. I sé, que amb la meva ceguesa nedo sense rumb i sense guia, sense saber on vaig, i que, posiblement, he pasat al costat del que cerco mil vegades i no ho he vist. No he mirat, o no es veia, o no m’ho han deixat veure.
Quan trobo una llum potser m’espanta, si es massa intensa fujo ràpidament, si es una llum lleu, que em crida, m’apropo, però només m’apropo fins al punt que els meus ulls la fan desaparèixer o simplement giro cua pensant que sería massa sort trobar el que busco. Si la llum em troba a mí, la espanto tant, que sé que no tornarà, amb les meves pròpies pors construeixo les meves armes de defensa i de foscor.
Sóc un peix ceg convençut de que sempre ho seré, perque sempre ho he sigut i potser és més fàcil ser cec que aprendre a mirar i saber que es pot veure. Em fa massa por nedar en aigües noves, trobar nous peixos, treure’m la bena, ja incrustada de tants anys, dels ulls. Massa riscos per una gratificació incerta, o passatgera, o imaginaria…
Així que continúo nedant en el meu mar fosc, negre, buit de llums, solitari, però a la fi, el meu mar que em conec prou com per no necessitar els ulls i poder ser un peix ceg per sempre.

Traducción:
“Soy un pez ciego, nadando en un mar vacío de luces y señales. Rodeada de un agua de desorientación, de confusión y de incertidumbre que aún me desvía más de mi camino. Porque busco un camino, o se supone que lo busco, o un sitio al que llegar, o algo que encontrar al final. Y sé que en mi ceguera nado sin rumbo y sin guía, sin saber donde voy, y que posiblemente he pasado al lado del de lo que busco mil veces y no lo he visto. No he mirado, o no se veía, o no me lo han dejado ver.
Cuando encuentro una luz quizás me asusto, si es demasiado intensa huyo rápidamente, si es una luz tenue, que me atrae, me acerco, pero solo me acerco hasta el punto en que mis ojos la hacen desaparecer, o simplemente me doy media vuelta pensando que sería demasiada suerte encontrar lo que busco. Si la luz me encuentra a mí la asusto tanto que sé que no volverá; con mis propios miedos construyo mis armas de defensa y oscuridad.
Soy un pez ciego, convencido de que siempre lo seré, porque siempre lo he sido y quizás es más fácil ser ciego que aprender a mirar y saber que puedo ver. Me da demasiado miedo nadar en aguas nuevas, encontrar nuevos peces y quitarme la venda, ya incrustada, tras tanto tiempo, de los ojos. Demasiados riesgos para una gratificación incierta, o pasajera, o imaginaria…
Así que continuo nadando en mi mar oscuro, negro, vacío de luces, solitario, pero al fin y al cabo mi mar, al que ya conozco suficiente para no necesitar ojos y poder ser un pez ciego para siempre.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: