Me abrazas?

Echo de menos un abrazo. Lo echo de menos desde hace tanto tiempo que no sé ni si sabría darlo. Y no me refiero a eso que todos hacemos muy bien de ponernos uno frente a otro, chocar el cuerpo y tocarnos las espaldas dando toquecitos con las manos como “comprobando” que la espalda del otro es real  y tiene la camisa planchada, no, eso no son abrazos, eso es una forma de saludo muy amistoso y , a veces, muy falso.

Yo me refiero a un abrazo de verdad, de los que se dan con el cuerpo y con el alma, de esos que te hacen cerrar los ojos en una sensación de vertigo.

De esos que parece que tu cuerpo está imantado al otro, que tu piel y la del que abrazas son una sola. Un abrazo donde los brazos rodean todo con fuerza, protegiendo, envolviendo, impidiendo que nada ni nadie pueda  interferir en ese maravilloso momento, formando una burbuja que te aísla del resto del mundo.

Echo de menos esa sensación de ser uno solo, de sentir el alma absorbida por el calor de otro alma. De notar esa energía de vida que te llena en ese momento, esa sensación de estar donde debes estar, de seguridad, de sentirte en tu sitio, en tu casa, de saber que todo va bien, de que todo es maravilloso y perfecto por unos momentos.

Esos abrazos que te obligan a respirar muy hondo mientras los das,  que te permiten sentir al otro de verdad y reconocerlo como un igual en quien confiar. Esos abrazos que no son breves ni eternos,  sino que duran lo adecuado.  Esos que son de verdad.

Y se deshacen suavemente, con tanta naturalidad como empezaron, sin tiranteces ni vergüenzas ni incomodidad.  Son abrazos que te dejan por todo el día con una sonrisa y te regalan el sabor de la alegría , de la risa y de las ganas de hablar por horas y arreglar el mundo frente a una copa.

Y lo haces. Arreglas el mundo mientras vacías una botella de vino, sin ser consciente de cuanto tiempo tendrá que pasar para que te vuelvas a sentir así de nuevo. Nunca sabes cuando te volverán a abrazar así, ni cuanto lo vas a echar de menos y, quizás por eso, nunca das las gracias por ese maravilloso regalo que es un abrazo de verdad.

7 pensamientos en “Me abrazas?

  1. Tienes toda la razón …. que lástima que muchas veces no sepamos leer las miradas de quienes nos rodean, para abrazar y ser abrazados sin necesidad de pedirlo

    • Supongo que eso no se ha de pedir, sale o no sale. Lo que no entiendo es cómo no somos capaces de hacerlo entre nosotros, pero en cambio cuando viene Anma (La mujer (hindú creo) que se dedica a abrazar gente) vamos a millares a hacer colas de días enteros para que una desconocida nos dé un abrazo…. Es ilógico!… Somos ilógicos.

  2. A veces queremos abrazar y besar a alguien especial pero no podemos……solo nos queda enviarle un mensaje que resuma en palabras lo que sentimos todos los dias.

  3. Un abrazo expresa un nexo de unión entre dos personas, la enésima potencia del amor entre dos amantes, el privilegio de tu abrazo ofréceselo a aquel que ha demostrado que tiene el enorme honor de recibir un abrazo tuyo. No te conozco pero un abrazo tuyo bastaría para conocerte y sentir entre los dos lo que tu anhelas. Mi abrazo hoy tiene que ser para ti, y este abrazo que te ofrezco es simplemente un abrazo pero es sincero, y te regala todo lo bueno que hay en mí.
    Abrazo eterno………

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: